viernes, 11 de noviembre de 2011

11:11 ¿OTRO CÓDIGO PLANETARIO?


Ando un poco revuelto con el tema de las supersticiones y la cifras. Consulto la escuela pitagórica y su mezcla de ciencia matemática y superstición, de magia y cálculo y paseo por la red buscando cosas curiosas mitad lógicas mitad ilógicas. Y quizá mi mala conciencia busca casos de numerología y simbología numérica y/o geométrica...hoy, es el día del armisticio de la segunda guerra mundial y tengo entendido que a las 11 de la mañana del día 11 del 11 se dió el cese del fuego en la Segunda Guerra Mundial y ETA da un comunicado en el que confirma el abandono de las armas...Hasta que me encuentro con esto:


11:11: ¿Qué hay detrás de este código sincrónico de activación planetaria?
Numerología y simbología del número 11 y del portal 11:11: cifra de la conciencia en el espejo de la naturaleza.

El número once y su par, 11:11, engloban un código sincromístico, relacionado para muchas personas con la comunicación de una inteligencia cósmica que busca abrir un portal en la conciencia y en la genética humana. Si bien la mayoría de los “fans” del 11:11 —miles de personas que buscan la aparición de este número con una confirmación de su camino espiritual— están embebidos en la cultura new age, la cual ha sido tremendamente manipulada por agencias de inteligencia, desinformación y las más bizarras entidades formando un cóctel de creencias de autosuperación y misticismo de bolsillo, la cifra tiene una resonancia y una simbología profunda que hace reparar en este código, más allá de cultos y creencias, como un atisbo de la naturaleza matemática que subyace —como código de programación— el mundo en el que vivimos.
El 11/11 a las 11 de la mañana se dio el cese al fuego en la Segunda Guerra Mundial. Este día se concoe como el Día de la Remembranza (en Gran Bretaña la gente se pone un pin con una amapola), curiosamente, el minuto exacto del recuerdo de la gente caída en la Guerra es a las 11:11 AM. Un evento que podría parecer casual si no se tiene en cuenta la insistencia que tiene la numerología masónica en aparecer en eventos de escala global, como si fuera puesta ahí por una élite que juega a la Cábala con el destino del planeta. Por ejemplo, el 33 en el rescate de los mineros chilenos, un múltiplo de 11.
El 11 de septiembre del 2001 se desplomaron las dos Torres Gemelas y el primer avión en hacer impacto fue el vuelo 11 de American Airlines. Después del 11 de septiembre quedan 111 días para que termine el año. Septiembre es el día 254 del año: 2 + 5 + 4 = 11. Si sumas las letras de septiembre más el número 11 tienes 11 carácteres. 9/11 - 9 + 1 + 1 = 11. Las torres son físicamente un once erigido en el cielo, similar a las torres que guardan el templo masónico: Joachim y Boaz. Las coincidencias son muchas más y pueden verse aquí. El ataque terrorista de Madrid también ocurrió un día once y murieron 191 personas, una cifra de muertes cuyos guarismos suman 11.


Los últimos tres presidentes de Estados Unidos tienen 11 letras en su nombre: Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton.

El ciclo solar es de 11.1 años.

Un estudio de la NASA sugiere que toda la masa en el agujero negro en el centro de nuestra galaxia gira en 11 minutos.

Posiblemente el más significativo de los 11:11, el 21 de diciembre del 2012, le fecha apuntalada para sellar un cambio en la conciencia planetaria, tiene su punto focal a las 11:11 (tiempo universal), momento en el que ocurre el solsticio de invierno. Sumando 12/21/2012 obtenemos 11. Muchas personas ven en el 11:11 justamente una progrmación en torno a esta fecha y la activación genética de espirales luminosas en nuestro código. El 11:11 como una teleología histórica llevándonos hacia el cabo fractal de la asención planetaria. Otras más ven en esto la mano taimada de las fuerzas oscuras que lavan el cerebro de las masas, el 11:11 como rito de predicción programativa. Parte de la parafernalia de desinformación mística que envuelve al new age y que truculentamente hace ver en la realidad su propio fanatismo.

Una de las personas en popularizar el 11:11 fue el mentalista israelí Uri Geller, quien formó parte del programa de visión remota Stargate de la CIA y quien en algún momento sostuvo canalizar un espíritu con forma de halcón de la estrella Sirius. Geller ha declarado que desde pequeño veía el 11:11 en todas partes como una especie de mensaje cósmico. Para Geller el 11:11 es un detonador del despertar de la conciencia precodificado.

Según las escrituras hebreas, el 11 de septiembre de 1999 fue el aniversario 6 mil de la creación de Adán.

El 1111 multiplicado por 1111 nos da la escala fractal 1234321.

El 11 es el número de la magia, según escribe Aleister Crowley en su libro sobre Cábala, 777.

En la Cábala el 11 es Kaf, la corona, y simboliza la autorrealización a partir de la fe y la voluntad. Significa literalmente la palma de la mano. Según Gnostic Teachings.org: “Kaf simboliza el poder latente del Espíriu Santo (Binah) en la glándula pineal, que se manifiesta en todo su esplendor en los órganos sexuales del iniciado. El fuego de Binah debe de crear el Elohim, el cielo y la tierra dentro del ser humano”.


¿Pueden existir tantas coincidencias sin que sean el resultado de una programación subyacente o la comunicación de una inteligencia que no necesita ser extraterrestre, que posiblemente está dentro de nosotros, dentro de todas las cosas, compuesta también de números que la reflejan? El misterio del 11 y del 11:11 queda entrelazado con el misterio de la galaxia en relación con el Sol y con la Tierra y con los habitantes de este planeta en su proceso de evolución.
ANOTACIÓN AL MARGEN: Un conjunto de tantas coincidencias está claro que empuja a cualquiera a la superstición. Seguro que si buscamos otras cifras, seguro que hay multitud de acontecimientos que ocurrieron de acuerdo con su combinatoria. Finales de guerra o inicio,fallecimientos, nacimientos, terremotos, publicaciones, dimisiones, catástrofes, descubrimientos,etc,etc,etc. Y no por ello se forma ningún código planetario ni conciencia superior dirige y ordena tales cosas. La repetición de fenómenos son tales que siempre habrá para cada combinatoria de cifras y números y símbolos acontecimientos positivos y negativos que se puedan relacionar.
Pero,claro,vale para estropear mentes y luego teledirigirlas que da gusto.





ENLACE:http://pijamasurf.com/2010/11/1111-%c2%bfque-hay-detras-de-este-codigo-sincronico-de-activacion-planetaria/

2 comentarios:

rubo dijo...

Pienso lo mismo que apuntas en la nota: al final seguro que son coincidencias, como tantas que podemos encontrar en la vida diaria, si nos tomamos la molestia de anotarlas e interpretarlas... lo que ocurre es que carecemos de tiempo, al contrario que muchos "gurús" a quienes les sobra.
Saludos.

marcelino dijo...

Gracias,Rubo por tu presencia. El problema son esos "gurús" y el texto de pijamasurf es un ejemplo de cómo se reconstruye un cuerpo de números y símbolos que pueden y de hecho para muchas personas actúa como un código que luego puede transformarse en creencia o superstición.Salu2.