miércoles, 4 de marzo de 2009

VOLVIÓ EL INVIERNO



Oí tocar a los grandes violinistas del mundo,
a los grandes “virtuosos”.
Y me quedé maravillado.
¡Si yo tocase así! ¡Como un “virtuoso”!
Pero yo no tenía
escuela
ni disciplina
ni método
Y sin esas tres virtudes
no se puede ser “Virtuoso”.
Me entristecí.
Y me fui por el mundo a llorar mi desdicha.


De León Felipe, al que ahora estoy leyendo.

1 comentario:

Aida dijo...

Creo que no lo escuchaba desde que iba al colegio, apenas lo recordaba. A mí me gusta el mal tiempo...