jueves, 19 de marzo de 2009

NIEVE URBANA


La nieve y la ciudad siempre formaron una buena combinación. La fotografía ha recogido y recoge estampas bellas, románticas e ideales para lucimiento de aficionados a plasmar instantáneas. Pero cuando la distancia es justa la nieve en la montaña es para la ciudad como un tapíz que contrasta y resalta más lo natural frente a lo artificial, lo espontáneo de lo programado. Era uno de estos días mañaneros y ya preprimaverales en los que la limpieza de la atmósfera favorece y anima a la fotografía. Con mi humilde móvil obtuve este fondo urbano de la Sierra del Aramo desde Ciudad Naranco. Y leyendo a León Felipe encontré estos versos que pueden rubricar el cuadro.

Siempre habrá nieve altanera
que vista al monte de armiño...
y agua humilde que trabaje
en la presa del molino.
Y siempre habrá un sol también,
un sol verdugo y amigo
que trueque en llanto la nieve
y en nube el agua del río.

3 comentarios:

Aida dijo...

Bonita estampa y bonitos versos. A mí siempre me encantó ver la nieve en las montañas, me da sensación de paz

El jubilado2 dijo...

En Oviedo nos acordamos del Naranco. Es lógico, está muy próximo a nosotros. Pero un poco más lejos, pero también cercano, esta la Sierra del Aramo. Vista desde la Tenderina o parte vieja de la ciudad parece y es una inmensa mole que cubierta de nieve impresiona. Si vienes por la autopista la sensación desde la altura de Parque Principado es también potente y me recuerda a Sierra Nevada en Granada. Es un fondo bonito y que a veces olvidamos.

JuanTapia dijo...

Bonita foto y saludos de Juan.