sábado, 14 de mayo de 2011

¿UNA NUEVA ERA GEOLÓGICA?


ANTROPOCENO: ¿UNA NUEVA ERA GEOLOGICA?


Puede haber comenzado una nueva era geológica

El Antropoceno habría comenzado con el creciente impacto de las actividades humanas en los ecosistemas terrestres.

Para algunos científicos, habríamos pasado del Holoceno al Antropoceno, una época de la historia de la tierra marcada por el impacto de las actividades humanas.
Jacques Grinevald, profesor del Instituto de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo (IHEID) y miembro de la Sociedad Geológica de Londres, quiere formalizar esta propuesta.

Oficialmente, desde hace diez mil años estamos en el Holoceno, la segunda época geológica - e interglacial – del Cuaternario. Sin embargo, una minoría creciente de científicos ya no comparte esta idea, sobre todo geólogos, pero también geoquímicos y climatólogos.

Después de que lo hizo el ganador del Premio Nobel de Química Paul Crutzen (en la revista Nature en 2002), ellos proponen la adición de un nuevo nivel en la escala del tiempo geológico: el Antropoceno. O sea, según ellos, el período actual.

Un período donde el hombre se ha convertido en la principal fuerza de cambio en el planeta, alterando los ciclos biológicos, geológicos y químicos y el equilibrio general del sistema de la Tierra.

Jacques Grinevald, quien escribió un libro sobre el tema en 2007*, considera que este concepto va más allá de la estratigrafía estricta, la disciplina de la geología que se ocupa del tiempo geológico, es decir, de la disposición y caracteres de las rocas sedimentarias estratificadas.

Para el ginebrino, historiador del desarrollo científico y tecnológico, el Antropoceno describe un período que comenzó después de la Revolución Industrial, con el desarrollo humano - demográfico y tecnológico- y que se caracteriza porque nunca antes un ser viviente había consumido energías fósiles (carbón, petróleo, gas natural).

“Hoy en día existe en la superficie de la tierra un animal extraño que se sale de los ciclos naturales en los que estaba confinado, cuando la humanidad se componía de menos de mil millones de habitantes”, explica el coautor de un artículo publicado esta primavera en Philosophical Transactions, revista de la prestigiosa Royal Society.

Criterio vinculado al ciclo de carbono
Para el profesor ginebrino, antes de la era industrial, en los pasados 800.000 años, las concentraciones de CO2 en la atmósfera eran de alrededor de 280 partes por millón de volumen (ppm, la cantidad de unidades de la sustancia que hay por cada millón de unidades del conjunto). Durante los períodos glaciales, 180 ppm.

La variación de CO2 entre un período interglacial y un período glacial era de 100 pmm, explica. “Hoy hemos superado los 380 ppm, por encima del cien por ciento, y nos estamos dirigiendo rápidamente a 400-450 ppm y mucho más”. Es decir, desestabilizamos cada vez más el sistema climático…

Según Jacques Grinevald, este criterio ligado al ciclo de carbono es el que marca el inicio del antropoceno – la discontinuidad, el comienzo de la aceleración de los cambios, la ruptura con la estabilidad del Holoceno.

En realidad, existen varias escuelas y el debate sobre el inicio de esta época no está cerrado. “Discutir si es a finales del siglo XVIII o a mediados del XIX, en 1900 o en 1945 (la era nuclear), a escala geológica es una bagatela”, remarca Jacques Grinevald. “De todos modos, esto es muy reciente”.

Algunos científicos consideran que los seres humanos influyen en el clima por lo menos desde hace diez mil años. Pero Grinevald replica que ellos están más preocupados por tender una cortina de humo. “Tratan de sembrar la confusión para evadir la responsabilidad de nuestro modelo de sociedad termo-industrial ".

" El desarrollo humano, tecnológico y demográfico es tal que nos hemos convertido en la fuerza natural más poderosa en la superficie de la Tierra. "
Jacques Grinewald, especialista en ecología global.

El objetivo: Australia, agosto de 2012
Jacques Grinevald forma parte de un grupo de trabajo sobre el antropoceno que depende de la Comisión Internacional de Estratigrafía. Este grupo prepara actualmente un dossier con vistas al próximo Congreso Geológico Internacional en agosto de 2012 en Brisbane, Australia.

Pero según el profesor ginebrino, es muy poco probable que se apruebe la entrada oficial en la nueva era geológica en ese primer intento. “Los científicos que se ocupan de las ciencias de la tierra son muy conservadores. Sin embargo, la toma de conciencia se acelera, podemos verlo particularmente después de Fukushima”.

Cuando se le pregunta sobre la utilidad del concepto de Antropoceno, Jacques Grinevald responde que serviría para enmarcar un conjunto de debates que van en todas las direcciones en estos últimos años. Y para reunir las ciencias humanas y las ciencias naturales.

“El Antropoceno permite concentrase en un dilema muy simple: el desarrollo humano, tecnológico y demográfico es tal que nos hemos convertido en la fuerza natural y geológica más poderosa en la superficie de la Tierra. En términos de impacto, hemos superado al vulcanismo”.

Los ciclos naturales en lo desconocido
Jacques Grinevald deja entrever que definir el inicio del Antropoceno podría servir para "acallar a Claude Allègre y a todos aquellos que minimizan el impacto de la actividad humana en la superficie de la Tierra y que quisieran hacernos creer que el hombre no tiene ninguna responsabilidad en el cambio climático".

Empero, una vez adoptada, la nueva era geológica aumentaría la conciencia, estima Grinevald y señala que Crutzen escribió en 2002: el Antropoceno es la entrada a una terra incognita.

Antes esta situación sin precedentes, Jacques Grinevald constata que “el desafío filosófico, cultural, ético y político es enorme puesto que, aparentemente, nuestra cultura, nuestro sistema democrático y nuestros valores religiosos no están preparados”.

*Jacques GrinevaldEs doctor en Filosofía y licenciado en Ciencias Políticas, catedrático de Ecología Global en el IHEID de la Universidad de Ginebra.

Hace muchos años enseña también Historia del Desarrollo Tecnológico en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL)

Este defensor de la disminución de los flujos de energéticos y materiales es un experto en Ecología Global y Desarrollo Sostenible, Historia de la Epistemología del Desarrollo Científico y Tecnológico, y Economía Ecológica, la ciencia y la política del efecto invernadero.

Desde hace más de una década forma parte de la Geological Society de Londres, fundada en 1807, y de otras asociaciones científicas.

*La biosphère de l’anthropocène, Jacques Grinevald, Georg Editeur, collection Stratégies énergétiques, 2007.

FUENTE:http://www.swissinfo.ch/spa/ciencia_tecnologia/Puede_haber_comenzado_una_nueva_era_geologica.html?cid=30140630

1 comentario:

Germán dijo...

Por circunstancias diversas este año he cursado el 1º curso de geografía y si, se habla del antropoceno como algo real ¡ya!
Un saludo