miércoles, 2 de junio de 2010

LOS NIÑOS

¿Y el cargamento de la flotilla?
Los activistas vuelven a sus casas y abrazan a sus familiares. Israel reposa orgulloso tras su ‘hazaña’. El mundo se ha enterado de quién manda aquí. Obama y las organizaciones internacionales resoplan tras el papelón que han hecho (la cobardía es un gran defecto, la cobardía cuando se tiene poder es un gran pecado). Y los barcos llenos de comida, juguetes y ayuda humanitaria se pudren solitarios.

Dicen desde el Gobierno israelí que la repartirán. Sería irónico que el mismo ejército que disparó acabe regalando osos de peluche a los niños de Gaza. ¿Israel se tomarán la molestia de que llegue a su fin la misión humanitaria que organizó el mismo demonio?

Suele pasar (pasa mucho en España) que la política lo ahoga todo. Tras la tragedia del ataque a la flotilla el mundo se ha llenado de representantes de algo y de declaraciones de todos, de comillas y equilibrios diplomáticos, de lenguaje pusilánimemente correcto. Mientras, la vida sigue en Gaza. Y los que viven allí esperan desde la costa la comida, las medicinas, la ropa… Los niños lo dicen todo.
Que esperen, aún no es su turno.


NOTA: 20minutos.es

6 comentarios:

Siesp... dijo...

Marcelino, a veces pienso que nos peleamos contra los molinos de viento. Mucha solidaridad, mucho protestar contra la injusticia, y al final, en unas elecciones, gana Netanyahu en Israel, los Bush en América, los Asnar en España... En todo país democrático que se intente hacer algo de justicia social, llegan "los mercados" y te dicen que na nai. Al final vuelven los de siempre a hacer lo de siempre: la guerra.
Sabes que yo soy muy pesimista respecto a todo esto. La solución llegará por un exterminio propio si es que la Naturaleza no nos manda antes a tomar por...

Un abrazo. Amigo.

Jose Luis Forneo dijo...

Si, mucho hablar y poco hacer. Pocos paises del mundo han roto relaciones con Israel. Es decir, a los propios estados de donde son ciudadanos los agredidos abren mucho la boca pero mirando hacia otro lado

marcelino dijo...

Pues tu pesimismo es compartido. El poder democrático se plegó al mercado y la sociedad a cambio de cuatro cosinas se cree que la izquierda se lo va a quitar. El peso de la derecha está en el coco mental y sobre todo en el cacao mental y en el egoísmo de nosotros mismos.Siesp, esperemos que salgamos de esta. Seguro. Hasta otra.

marcelino dijo...

JLForneo. Es verdad. Aquí mismo seguimos las relaciones con Israel caiga lo que caiga: la diplomacia es acomodaticia sobre todo si implica negocio: petróleo, armas, relaciones con países todopoderosos...La ideología, la defensa del débil,etc. esto queda para llenar espacios pero las conciencias no se mueven facilmente. No hay mas que ver como en Stiges se reúne esta semana el Club de Bilderberg y allí asistirán desde la REina hasta ZP además de todos los demás. ¿Y qué van a tratar? Ellos lo sabrán: la democracia española ni idea...Salu2.

Naranco dijo...

¿No será todo una maniobra para dejar a los controladores del mercado libres para pasar a segundo plano el mundo de las finanzas? Todo contubernio es posible.

Epaminondas dijo...

La política y la diplomacia es lo que trae. Muchas palabras y los hechos se producen de forma inexorable. No tengo mucha fe en la gestión humana de las cosas y es una pena. Pero el hombre a veces demuestra que no quiere la paz ni el bienestar.