lunes, 19 de enero de 2009

EL ENCARGADO

Este video me ha hecho reflexionar. Como enseñante jubilado he visto esta situación en mayor o menor grado de intensidad algunas veces. La delegación de la autoridad puede dar lugar-aunque sea en breves minutos- a situaciones injustas para el alumno delegado. Es también una reflexión para padres y tutores de lo delicado que pueden ser las relaciones que se dan en el aula entre los propios alumnos. Una historia en la que muchos críticos han visto una reflexión sobre el acoso escolar o bullying.
video
Su autor es "el realizador madrileño Sergio Barrejón que construye en este cortometraje, El encargado, un western crepuscular-escolar que le ha valido una nominación al Goya en la sección de Mejor Cortometraje de Ficción".

6 comentarios:

Fernando Gordon dijo...

Marcelino:
Muy interesante tu blog.
Vivo en la Argentina, ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires.
Yo tengo un blog de fotos y me gustaría que lo mires: www.fernandogordon.blogspot.com
Muchas gracias.

Fernando Gordon

Aida dijo...

¡Muy bueno el vídeo! Y muy cierto. Me ha traído recuerdos de mi época en el colegio. A veces los profesores, aún de manera inconsciente, propician situaciones injustas. Hace falta ser conscientes del problema para ponerle solución...

Anónimo dijo...

Los que fuimos profesores sabemos lo que ocurre en las aulas y sobre todo lo que puede ocurrir. A veces se habla de la no responsabilidad de nuestro trabajo pero hay situaciones en las que nuestro exceso de confianza nos puede dar lugar a producir injusticias. Que nos sirva de reflexión.Buen artículo.

Anónimo dijo...

Las relaciones entre los alumnos son complejas sobre todo en ausencia del profesor. Hay siempre niños que tratan de imponer su criterio, envidias, alianzas de unos contra otros, de grupos... La educación debe atender, hoy en día a situaciones de sociabilidad que antes no existían pero hoy sí. Educación para la convivencia: necesario e imprescindible.

mariano santiso dijo...

" Me voy un momento a la portería!
Manolito, sal a la pizarra y apunta a los que hablen".

El paso siguiente era apedrear al pobre Manolito con todo tipo de objetos...

Así era en mis tiempos.

Daniel dijo...

Muy buen corto, de niños somos muy crueles. El maestro mucho "morro".