miércoles, 28 de enero de 2009

PROHIBIDO SUICIDARSE EN PRIMAVERA




Ha caido en mis manos un librito de la Editorial Edaf con una obra de nuestro Alejandro Casona: Prohibido suicidarse en primavera. Tres Actos que se leen con verdadero placer. El Hogar del Suicidio donde van a parar todos aquellos que desesperan de la vida y quieren abrazar la muerte como liberación. El Hogar es el club del perfecto suicida. Todo está preparado para conseguir una muerte preparada,voluntaria,confortable. Pero este proceso solo tiene el sentido de disuadir al presunto suicida... La ambientación es perfecta: la escena del sanatorio de almas con vistas a las montañas nevadas, al lago, a jardines, sauces llorones y los pasillos y galerías presididos por escenas de la muerte de los grandes suicidas de la historia desde Sócrates a Cleopatra, desde Séneca a Larra. Y luego los personajes cada uno con sus dramas que se conjuntan en un drama único y común. Es un canto a la vida al revés. El Doctor Roda, Alicia, la Dama Triste, el Amante imaginario de la cantante de ópera Cora Yako; y como contraste la entrada de la pareja Fernando y Chole, como periodistas, llenos de amor y de vida, enamorados, que contrasta con el Hogar de La Galería del Silencio o el Jardín de la Meditación. Al final todos recuperan las ganas de vivir, escapan del Hogar y así, Alicia, al final, corre el cerrojo de la Galería del Silencio y coloca en lugar bien visible un cartel que dice: PROHIBIDO SUICIDARSE EN PRIMAVERA.

NOTA: ¡Qué poco teatro vemos! En Asturias -y me temo que en España- las representaciones son escasas y la televisión no ofrece apenas obras. Es un arte antiguo pero nuevo que temo que lo estemos perdiendo para las nuevas generaciones. Bueno, yo, mientras llega o no voy a leerme la segunda parte del libro: otra obra del maestro Casona: La casa de los siete balcones. Ya os contaré.